martes, septiembre 25, 2007

Ssshhh... Aur revoir!! (1923 - 2007)

Parece que últimamente lo que hago es escribir obituarios. Quizás la vida diaria me tiene tan enredado en su madeja que hace falta un evento de cierta importancia para darme cuenta que tengo que escribir. Claro, la importancia o relevancia es meramente personal.

El sábado 22 de septiembre murió en Paris Marcel Marceau. El gran mimo Francés que durante 7 décadas revitalizó el antiguo arte de la mímica.

Sus comienzos fueron turbulentos. Nació el 22 de Marzo de 1923 en la región de Estrasburgo, limítrofe entre Francia y Alemania. Hijo de un carnicero kosher quién murió en los campos de exterminio de Auschwitz en 1944. El joven Marcel, junto a su hermano mayor y su madre, logra escapar de los Nazis, cambiando su nombre de Mangel a Marceau (el nombre de un general francés del siglo 18).

Luego, los hermanos se unirían a la resistencia, falsificando documentos para jóvenes y niños judíos, a quienes ayudarían a cruzar la frontera hacia la neutral Suiza. Y ya Hacia el final de la guerra, participó en la lucha armada para liberar Francia, luchando en las Fuerzas Libres Francesas junto a las tropas americanas bajo el comando del General Patton.

Al finalizar la guerra en 1946, comenzó estudios actorales en la Escuela de Artes Dramáticas en el teatro Sarah Bernhardt, donde esperaba convertirse en actor. Cuando conoció a al Gran Ettienne Decroix, maestro mimo francés, quién lo proclamó un "mimo nato".

Al año siguiente creó a Bip, el payaso que con su camisa a rallas, estrecho pantalón y sombrero con flor nos dio durante 50 años, junto a sus otros "mimodramas", imagenes críticas del mundo y del ser humano desplegada através de sus silente arte.

No solo fue de mimo su trabajo, también actuó. Apareció en innumerables películas, como Barbarella, el clásico de Ciencia Ficción de los 60s junto a Jane Fonda, y en la película muda de Mel Brooks, Silent Movie, donde como parte de la comedia Bip es el unico personaje que habla al exclamar "NO!" .

Al final de su vida bajo un poco su tren de trabajo. En lugar de hacer 300 presentaciones al año, como solía hacerlo, a sus 80 años decidió recortarlas a solo 150. 15000 presentaciones fueron su legado.

Y ahora me permito despedirlo con las palabras inmortales de su personaje Bip: "...."

1 comentario:

roko dijo...

Ha dejado al mundo en silencio...