lunes, junio 18, 2007

Shampoo

Reflejo claro de lo complejo del mundo que vivimos es el sencillo acto de comprar shampoo.

El primer reto a enfrentar: Elegir un aroma.
Te preguntaras "¿Pero cual es el problema con el aroma? a mi me gusta fresas". Bueno, a mi me gusta el olor de manzanilla, pero la cosa se complica cuando arrancan los neo-olores: flores silvestres, pino invernal, Ola Pacífica, frutas cítricas, Melón Extremo (Que no se acerca al melón). Muchos de esos olores no se diferencian del viejo y conocido olor a jabón. Asi pués ya no solo hay un olor para cada gusto, sino que tenemos que crear gustos para los nuevos olores.

Segundo reto: Tipo de cabello.
Antes pedías shampoo. Luego pedías shampoo para cabello seco, cuando solo habían tres tipo de cabello: seco, normal, graso. Pero ¿ahora?, Ahora tenemos, normal a seco, seco a graso, graso a normal, normal a no tan seco pero si con las puntas rotas. La vaina es ridícula. Puntas partidas, sin partir, para cabello teñido sin teñir, con "freeze" (sea lo que sea eso), playero, de montaña.

Tercer reto: Los aditivos.
Además, resulta ser que todo el mundo tiene al menos una condición crónica en el cuero cabelludo: Seborrea, caspa, piojos. No solo eso, si no que además, uno no puede lavarse el cabello sin acondicionarlo, acción en la cual uno parece agregarle mas grasa de la ya dejada por el shampoo (tengo entendido que esto es especialmente cierto si eres de cabello graso).

Todo esto sin contar el centenar de marcas metiéndote su publicidad por los ojos (gracias, algunas chicas son bellas) y usando todo tipo de frases comerciales: "Ahora con selenio", "Único con vitaminas de la A a la Z", "Triclorosas plus"

Dios! yo todo lo que quiero es un shampoo que tenga olor a manzanilla.

3 comentarios:

Patrizia dijo...

Mi querido Cesarius, indudablemente el marketing actualmente nos enloquece con todas las múltiples opciones que ofrece a los humildes consumidores. Seguramente, habrá quien se queje de que no hay una opción de shampú con olor y propiedades propias del Ruibarbo con Kiwi!!

Gracias a Dios que no necesitas comprar toallas sanitarias! Eso sí que representa un verdadero reto a la inteligencia de la mujer! Las hay con indicaciones de gotas, directamente relacionadas con la cantidad de flujo... Como si una supiera o comparara su flujo con respecto a otra.. ¿Te imaginas? Qué asco! Luego, las hay con malla sec, alitas, sin alitas, tanga, normales, con gel, con aroma a manzanilla.... pUfff... En vez de facilitarnos la vida, cada vez la complican más... Pero bue.. .Ni modo!!!
Sigue así con tu blog!!!

Luis E. Mendoza R. "Ramiro" dijo...

En verdad el comprar un shampoo, es la cosa mas complicada que existe en estos días, pero esa es la primera fase del problema del baño diario, ya que luego de comprar el shampoo viene el dilema, ¿Será bueno el acondicionador? ¿no me sacara caspa, ceborrea piojos, me dara gripe aviar por usarlo? entre otras cosas. Bueno y uno cree que se soluciona el problema con la eleccion del fulano acondicionador, pues ¡NO mi estimado amigo! te viene el dilema del Jabon, que si es de avena, que si tiene vitamina C, E, y cuantas letras del abecedario mas, sin contar con sus combinaciones(tipo tabla periódica, si la que le da dolor de cabeza a mas de un estudiante de bachillerato), pero lo mas triste de todo es que despues que pasas mas de medio dia metido en una perfumeria haciendo la elección de tu vida, y te entiendes con el chimno que atiende la caja, eres afortunado si el dichoso chino machuca medianamente el español y le puedes enterder cuanto tienes que pagar, Cesar acuerdate del famoso cuento de los diez mil siete mil novecientos, llegas a tu casa con el firme proposito de ducharte para quitarte todos lo olores que se pegaron a tu cuerpo en la dichosa perfumeria, relajarte y claro esta a usar los productos comprados, y te encuentras con la sorpresa de que no hay agua por que se rompio el tubo matriz que surte del preciado liquido a tu urbanización, !QUE ARRECHERA¡.
Pero no importa lo buenoes que tienes el shampoo el acondicionador y el jabon, jajajajaja

ManI dijo...

Querido primo/panita/consejero/confidente/compañero de ratos sin oficio y todo eso... en primer lugar quiero decir que en general me encanta este blog! y es que se trata de una mezcla de muchos elementos, que van desde lo más serio a lo no tan serio,adoro los artículos donde los de mi gremio te roban el momento de inspiración, tema del que cabe destacar no opino, porque me puedo poner demasiado intensa y no quiero robar cámara en el blog ajeno.
Entrando en materia a ti y a tus lectores les confieso que yo soy una de esas pateticas "ESCLAVAS DE SU CABELLO" y que es eso? pues resulta evidente y a la vez problemático; se entiende por esclava del cabello, a una persona que en su preocupación por lucir bien, ha desarrollado una amplia sabiduria en este apasionante campo de el shampoo los acondicionadores, espumas, tintes,mascarillas, ampollas y todo cuanto la cosmética ha inventado para ser usado en el cabello.Esta particular mania que es muy común entre las mujeres del siglo XXI, parece tener como patron un intenso deseo de creer las mentiras que a mansalva transmiten los comerciales del ramo,todo en un desesperado intento por cambiar un aspecto de nuestra genética, en otros casos la patología llega a extremos poco sanos, como creer que quien usa pantene "nunca deja de brillar" o que quien usa herbal esences es "sensual", sin olvidar que las conocidas como lineas personalizadas para el cuidado del cabello, les hacen creer a estas despistadas personas, que los rizos son divertidos, el liso elegante y el ondulado es fresco y sensual, por último hare notar que este no es un mal de mujeres unicamente, los metrosexuales y todos esos nuevos pseudogeneros obra y gracia de esta compleja sociedad tambien son victimas de este padecimiento.En base de los comentarios anteriores, que tan solo constituyen un breve comentario sobre este drama de actualidad, concluyo que esto del "shampoo" cada día se transforma en un universo mas complejo y amplio de posibilidades, del cual no se salva ni el Jonnson para bebes, y se aleja del simple placer de los olores y texturas simples, que eran comunes al gusto de todos y absolutamente funcionales. EN DOS PLATOS YA NO SE PUEDE TENER UN SHAMPOO DE MANZANILLA Y SOLO MANZANILLA... lo siento pero amigos es así, simplemente hay que disfrutar... o te vas a poner a llorar?. todo bien ;)