martes, noviembre 11, 2008

De como un asustadizo amigo casi me prende en candela


Estaba en una parrillada el domingo. En realidad, para ese momento era un intento de parrillada porque el carbón estaba un poco húmedo y no quería arrancar a arder bien.

En eso, el pequeño demonio que anda tras de mi le murmuró al oído al anfitrión: " por que no usas Kerosene para ayudar al carbón?". Y, Zas! el dueño dice, "Vamos a usar Kerosene de quemar para prender esto". Yo le digo, "no vale, el kerosene después le da mal aroma al carbón y se le pega a la comida, usa alcohol de quemar" (Doh!!!)

Agarra el frasco y le echa un chorrito. El carbón aviva. El dueño voltea con rostro victorioso... Y en ese momento, por alguna razón desconocida, el alcohol hace POF!!!!

El nuestro anfitrión, se asusta (en palabras de la esposa, "pobrecito, se asusto mucho") y en lugar de dar un paso atrás o botar el frasco, decide hacer como Neo cuando esquiva las balas en el techo. Solo que no suelta el frasco de alcohol. Para ese momento el movimiento en arco de su brazo genera un arco de flamas que cae sobre quien???

Su seguro servidor.

Gracias a Dios que:

a) No era el Kerosene que originalmente le pasó por la cabeza usar al anfitrión. El alcohol, al quemar mucho mas rápido, no le dio tiempo a la franela de agarrar fuego. Permitiéndome apagar a manotazos las gotas de fuego.

b) que la franela era 100% algodón. Si hubiera tenido un pelo de poliester la vaina hubiera hecho PUF!

Bueno, al final, lo que queda es una franela con varias marcas pardas donde cayeron las gotas de candela, un muy asustado y avergonzado anfitrión, y una excelente parrilla.

Porque, incidente aparte, la comida y la compañía fueron geniales!

2 comentarios:

roko dijo...

¿ kerosene en parrilla ? ¡ guácala !

no me imagino a qué supo la carne :-/

Anónimo dijo...

A ti y al pato Lucas.



Frimado:
Lucas.